Por: James Peacock

Traducido por: Carlos Bazán

En una decisión que fue anunciada públicamente el 22 de junio, el Secretario de Agricultura de los Estados Unidos, Sonny Perdue, emitió una suspensión de todos los productos de carne fresca importados de Brasil.Esta decisión se produce después de que el Servicio de Inspección de Seguridad Alimentaria del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA – en Inglés) haya estado vigilando de cerca la carne de res brasileña en busca de posibles problemas. Los escándalos y otras prohibiciones internacionales pusieron en duda la calidad de los productos exportados desde Brasil, el mayor productor de carne del mundo. El USDA respondió ordenando que toda la carne brasileña fuera inspeccionada antes de ser vendida en los Estados Unidos. Estas inspecciones revelaron un sorprendente número de productos cuestionables. Más de 100 lotes de carne importada fueron retirados del mercado por el USDA. Esto sumó casi 2 millones de libras de carne.Alrededor del 11% de la carne de vacuno importada de Brasil se descubrió que tenía algún tipo de problema de inspección, drásticamente mayor que la tasa de rechazo de la carne de vacuno importada de otros países, que suele rondar el 1%. Ninguno de los lotes rechazados fueron vendidos al público.

Este giro de los acontecimientos se produce menos de un año después de que la carne de res brasileña se permitió en los mercados de EE.UU. La prohibición de 13 años de la carne brasileña se levantó en agosto de 2016 después de que el USDA declarara que el sistema brasileño de inocuidad de los alimentos se consideraba equivalente a los estándares estadounidenses. Los escándalos que afectaron a la industria de la carne poco después de la apertura de los mercados estadounidenses pusieron en duda esta decisión. El USDA también fue presionado para prohibir la carne brasileña por legisladores, especialmente por Jon Tester. El Representante de Montana presentó una legislación que prohibiría la carne de vacuno brasileña durante 120 días, con el fin de permitir al USDA investigar adecuadamente los posibles problemas en los productos de carne de res. Otros han presionado al Presidente Trump para eliminar el estatus de equivalencia otorgado al sistema brasileño de seguridad alimentaria.

Mientras 106 lotes de carne de res brasileña fueron detenidos antes de ser ofrecidos para la venta, todavía hay carne brasileña a la venta en los Estados Unidos. Esto puede presentar un problema potencial para los minoristas. Por un lado, puede haber problemas potenciales con la carne importada, pero eso no es una certeza. No obstante, es posible que los minoristas no quieran vender carne de un país que recientemente ha sido prohibido de importar sus productos a los Estados Unidos. Eliminar los productos potencialmente adulterados puede resultar difícil, sin embargo, ya que ya no existe el requisito de que los productos se etiqueten con el país de donde proceden. La Consolidated Appropriations Act 2016 eliminó los requisitos de etiquetado del país de origen para los productos de carne de vacuno y cerdo. Esto significa que es imposible eliminar toda la carne brasileña, porque para muchos de estos productos será imposible saber de qué país provienen.

Problemas de inspección en Brasil

Brasil sigue siendo el mayor exportador de carne de res en el mundo, y su industria alimentaria es uno de los motores de la economía nacional. Los productos de carne exportados ganan al país decenas de millones de dólares cada semana. Recientemente, sin embargo, esta industria fue golpeada con una serie de escándalos que se ocupan de la corrupción y el soborno. Varias autoridades han acusado a los inspectores brasileños de permitir la venta de carnes deterioradas y contaminadas. Los inspectores pueden haber sido sobornados para permitir el envío de carne expirada a tener lugar. Las alegaciones también se extienden al uso de agua y harina de mandioca en un esfuerzo para enmascarar la apariencia y el olor de las carnes expiradas. En algunos casos, se permitió a las empresas elegir sus propios inspectores. Cuando los inspectores del FSIS fueron enviados a Brasil para realizar auditorías de equivalencia, no fueron pagados por el gobierno federal y estaban recibiendo comidas y transporte subsidiados por las compañías que estaban inspeccionando. La policía brasileña recientemente denunció la corrupción contra JBS y BRF, dos de las mayores empresas procesadoras de carne del país. JBS, en términos de ventas, es la empresa de procesamiento de carne más grande del mundo. La policía brasileña también ha emitido 38 órdenes de arresto en relación con su investigación.

Limitaciones internacionales de importación

Estados Unidos no ha sido el único país en limitar o prohibir la cantidad de importaciones brasileñas de carne.De hecho, Estados Unidos es sólo el país más reciente en una larga línea para limitar las importaciones. La Unión Europea, China, Chile, Hong Kong, Japón, Canadá, México y Suiza también han promulgado al menos restricciones parciales. La carne de vacuno importada fue detenida por funcionarios de salud de la Unión Europea después de que se descubrió que había múltiples problemas con los productos. Salmonella , E. coli , residuos de fármacos y otros problemas importantes se encontraron tras la inspección. China también ha reportado problemas con productos de carne importados de Brasil. Aunque no han anunciado un embargo completo, el ministro de Agricultura de China, Blairo Maggi, ha declarado que el país no permitirá que los productos de carne importados sean enviados a los mercados locales. Las acciones de China contra la importación de carne brasileña son significativas, ya que Brasil es el mayor proveedor de carne bovina del país. Las importaciones brasileñas representan alrededor del 31% de los productos de carne de vacuno vendidos en China. Varios minoristas también han optado por sacar los productos brasileños de carne de sus estantes. Lo más notable entre esta lista son Sun Art Retail, la sucursal china de Walmart, JD.com, y el brazo chino de Metro AG. La cadena de supermercados de Hong Kong, PARKnSHOP, también ha informado de la retirada de la carne brasileña de sus estanterías.

Respuesta de Brasil

La prohibición de importación de Estados Unidos se produce cuando el presidente brasileño, Michel Temer, se reúne con funcionarios de Noruega y Rusia en un esfuerzo por, entre otras cosas, expandir las exportaciones de carne. Funcionarios brasileños se han pronunciado repetidamente sobre la prohibición de Estados Unidos, en su mayoría tranquilizando a los consumidores de que las cuestiones que se habían descubierto eran cuestiones de saneamiento de menor importancia. Otros funcionarios han criticado la decisión, diciendo que Estados Unidos no dio a las compañías brasileñas de carne suficiente tiempo para adaptarse a los estrictos estándares estadounidenses. Luis Rangel, Secretario de Sanidad Vegetal y Animal de Brasil, ha declarado que el mercado estadounidense es el más exigente al que Brasil exporta. Los abscesos, uno de los principales temas citados por el USDA, fueron explicados por funcionarios brasileños que probablemente hayan sido causados ​​por una reacción a la vacuna contra la fiebre aftosa. Rangel había dicho que debido a que la carne exportada a veces no se corta en trozos pequeños, la identificación de los abscesos podría ser mucho más difícil.

Tanto Rangel como uno de los principales sindicatos de trabajadores, la ANFFA, han culpado a los recortes presupuestarios ya la insuficiencia de personal como algunas de las razones de los problemas en la industria de la carne. La disminución del personal de inspección ha estado en curso durante bastante tiempo, ya que el número de inspectores ha disminuido de 3.200 en 2002 a 2.600 en la actualidad. En esta misma cantidad de tiempo, el número de instalaciones de embalaje de carne se duplicó. Actualmente, cerca de 270 instalaciones no tienen inspectores en absoluto. Estas instalaciones representan alrededor del 6 por ciento de las instalaciones en Brasil. La ANFFA también ha declarado que la falta de personal ha ayudado a aumentar el problema de la corrupción, citando que los inspectores que trabajan en tándem son mucho más difíciles de sobornar que los inspectores que trabajan solos. El gobierno brasileño, para empeorar las cosas, recortó el presupuesto del Ministerio de Agricultura en un 45% en marzo, en un intento por frenar el déficit presupuesta récord que afecta al país. Luis Rangel ha anunciado la intención del ministerio de contratar a 1.600 nuevos inspectores para aumentar el número de inspectores en un 50% en un esfuerzo por ayudar a aliviar los problemas en el sistema de seguridad alimentaria. Con el gobierno brasileño envuelto en una miríada de escándalos de corrupción, sólo el tiempo dirá si el sistema de seguridad alimentaria en ese país volverá a los estándares requeridos para la importación en los Estados Unidos.

Bibliografía: (En Inglés)

https://www.foodandwaterwatch.org/news/brazilian-meat-scandal-proves-system-not-fit-export-us

https://consumerist.com/2017/03/22/5-reasons-people-are-suddenly-concerned-about-brazilian-beef/

http://www.politico.com/agenda/story/2017/03/morning-trade-000369

http://www.reuters.com/article/us-brazil-corruption-food-china-idUSKBN16T0YX

https://www.usda.gov/media/press-releases/2017/06/22/perdue-usda-halting-import-fresh-brazilian-beef

https://www.reuters.com/article/us-usa-brazil-beef-idUSKBN19H206

http://www.cnbc.com/2017/06/26/brazil-inspectors-say-understaffing-budget-cuts-caused-beef-problems.html

http://www.reuters.com/article/us-usa-brazil-beef-idUSKBN19I2XL

http://www.cattlenetwork.com/meat-matter-brazilian-ban-20