Por: Heather Williams

Traducido por: Carlos Bazán

 

Publix, es una cadena privada de supermercados que opera 1,146 tiendas a lo largo de Alabama, Florida, Georgia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Tennessee, ha emitido un retiro inmediato. En el 8 de mayo de 2017, Publix anunció un retiro de su marca privada de dip de alcachofa y espinacas vendidos en cajas refrigeradas en tienda delis por posible riesgo a la salud. Esto se debe a la posibilidad de contaminación por pequeños fragmentos de vidrio.

Este retiro involucra el dip de alcachofa y espinacas de 16 onzas vendidas en tiendas en Alabama, Florida, Georgia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Tennessee con el código UPC 000-41415-15961 con fecha de expiración de 16 de mayo A1 y 16 de mayo C1.

De acuerdo con Maria Brous, Publix, directora de medios y relaciones comunitarias, «[Publix] está consciente sobre el producto potencialmente impactado a través de quejas de clientes». Publix tomó medidas inmediatas para remover los productos de los estantes de las tiendas y anunciando el retiro. «Como parte de nuestro compromiso con la seguridad alimentaria, el producto potencialmente afectado se ha eliminado de todas las estanterías de las tiendas», dijo Brous. Los clientes con preguntas adicionales pueden llamar al Departamento de Atención al Cliente de Publix al 1-800-242-1227 o a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos al 1-888-SAFEFOOD (1-888-723-3366).

Hablemos sobre la contaminación de alimentos

La contaminación física es de los menos reportados en retiro de alimentos, pero las implicaciones son serias. ¿Por qué es el menos reportado? La mayoría de las personas no son conscientes de la contaminación y consumen la comida de todos modos. A veces la gente simplemente no la reporta.

Oímos mucho sobre la contaminación de los alimentos en estos días con retiros en las noticias. Generalmente el retiro se debe a un riesgo de enfermedad. Pero hay más contaminación de los alimentos que listeria. ¿Qué es exactamente la contaminación de los alimentos? La contaminación puede dividirse a tres categorías. Química, biológica y física.

Química. La contaminación química generalmente incluye productos químicos tales como agentes de limpieza y pesticidas, pero también puede incluir alérgenos que terminan en los alimentos. Esto puede ser accidental o intencional en la naturaleza.

Biológica. La contaminación biológica incluye microbios como salmonella y listeria que terminan en el alimento, ya sea propagado por manipuladores de alimentos infectados, mala higiene en la fabricación o abastecimiento de alimentos. Este tipo de contaminación puede conducir brotes, donde el componente biológico se puede propagar de persona a persona después del consumo del alimento, llevando a los individuos que no fueron directamente afectados por el retiro a que se enferme

Física. La contaminación física, como el vidrio que se ha encontrado en dip de alcachofa

y espinaca Publix, involucra objetos no-alimenticios que no son partes intencionalmente de los alimentos. Los contaminantes van desde la suciedad y cabello hasta el plástico y el vidrio, de cualquier objeto no intencionado entre palillos de dientes o espuma de poliestireno.

¿Cómo puede pasar esto?

La contaminación física de alimentos podría ser el resultado de un accidente, fracaso o ausencia de políticas de protección, o contaminación intencional. La contaminación intencional es criminal y es otro tema, vamos a enfocarnos a la comprensión de las deficiencias accidentales y políticas.

Fracaso de procedimiento. La contaminación física puede ocurrir cuando los procedimientos escritos para minimizar la contaminación física no existen o no son seguidos. En este caso, el establecimiento ha fallado en el entrenamiento o prevención o manejo de contaminación. Por ejemplo, los empleados que no usan las restricciones de pelo podrían arriesgarse a que el cabello caiga en los alimentos. Los aretes de los empleados podrían llevar piedras o artículos que se pierden en la comida. Las uñas artificiales y esmalte pueden desprenderse y contaminar los alimentos. Colocación de estanterías por encima del área de preparación, presenta el riesgo de los artículos que se ponen en el estante podrían caer en los alimentos. Los alimentos deben guardarse con una cubierta o envoltura de plástico para evitar que los artículos caigan en el producto alimenticio. Los departamentos de salud locales tienen requisitos para prevenir estos casos, pero cada establecimiento es responsable de cumplir estos requisitos día a día.

Mala preparación de los alimentos. La contaminación física puede ocurrir cuando no se hace con el cuidado apropiado cuando se preparan los alimentos. Esto sucede cuando los huesos permanecen en alimentos como el pescado o el pollo al deshuesar. Se trata de no remover apropiadamente los materiales de empaque de los alimentos, tales como envoltura de alimentos que han sido cocinados en el alimento. Además, el fracaso en la eliminación de materiales no alimenticios utilizados al preparar alimentos como palillos y papel pergamino puede representar un contaminante físico. Esto puede ser el resultado de una deficiencia en el entrenamiento o descuido del empleado que procesa los alimentos. El establecimiento y la administración son responsables de los alimentos producidos y deben hacer cumplir las buenas prácticas de preparación de alimentos para evitar que este tipo de contaminación física ocurra.

Uso apropiado del equipo. La contaminación física puede ocurrir cuando el equipo apropiado no es usado o el equipo no se mantiene correctamente. Por ejemplo, bombillas de luz a prueba de rotura con los escudos adecuados deben ser utilizados en las áreas de preparación. Esto evita que el vidrio caiga en los alimentos que se están preparando si un bulbo estalla o se golpea y se rompe. Las hojas del abridor de latas deben limpiarse después de su uso para evitar la acumulación de virutas de metal que podrían terminar en los alimentos. La configuración apropiada de la cocina y la capacitación de los empleados son importantes para evitar este tipo de contaminación física.

Control de plagas. La contaminación física puede ocurrir si las plagas están presentes en la cocina. El control de plagas debe programarse regularmente en cualquier cocina o instalación de fabricación de alimentos para evitar que los residuos de roedores o los insectos contaminen los alimentos. Nadie quiere tomar un bocado de alimento y encontrar una fuente extra de proteína no intencional.

¿Qué puedo hacer para protegerme?

Cuando comemos alimentos preparados, asumimos que son seguros. Los obtenemos de un restaurante o tienda de comestibles de renombre. ¿Por qué sospechamos algo malo con él? Los preparadores de comida son humanos y a veces se cometen errores. A medida que exploramos todas las formas en que podría ocurrir la contaminación, se le da la responsabilidad al consumidor para checar la comida antes de que la comamos, nuestras familias o nosotros mismos. Mientras que la contaminación química y biológica no es algo que podemos comprobar, podemos tomar un momento y examinar la comida antes de comenzar a comer. Si le estás sirviendo a un niño pequeño, eche un vistazo a su plato para asegurarse de que todo se ve bien.

Lo más importante, es reportar el problema cuando suceda. Cuando la contaminación física no se denuncia, el establecimiento no sabe que hay un problema. Estás dejando el peligro para que otras personas resulten perjudicadas si no lo denuncias. Por ejemplo, considere la contaminación del vidrio de Publix en el dip de la alcachofa y espinaca. No se han reportado lesión o enfermedad. Si el cliente que observó el vidrio simplemente tiró el recipiente y no lo reportó a Publix, podría haber ocurrido una lesión seria. Al reportar el contaminante, Publix pudo tomar acción inmediatamente para sacar el producto de los estantes y emitir un retiro.

 

Bibliografía: (En Inglés)

 

https://www.fda.gov/Safety/Recalls/ucm557582.htm

http://nfsmi.org/documentlibraryfiles/PDF/20160321033028.pdf