Por: Ryan Robinson, PhD

Traducido por: Carlos Bazán

 

Debido a la naturaleza pública de los recientes brotes, la mayoría de los consumidores probablemente ya están familiarizados con Listeria monocytogenes, el pequeño organismo de Listeria es una causa importante de enfermedades graves transmitidas por los alimentos. Lo que los consumidores no saben es el peligro de la listeriosis (la enfermedad causada por la listeria). También pueden no ser conscientes de lo problemático y difícil que es prevenir y erradicar  esta infección.

A diferencia de muchas otras fuentes de enfermedades transmitidas por los alimentos, la Listeria sobrevive y se desarrolla a temperaturas consistentes utilizadas para refrigerar los alimentos. A temperatura ambiente, Listeria monocytogenes puede incluso pasar de alimentos contaminados a alimentos no contaminados usando un apéndice de cola similar a un látigo conocido como flagelo.

Listeria monocytogenes y la enfermedad asociada a listeriosis son infecciones serias y peligrosas que provocan alrededor de 1,500 hospitalizaciones al año. La tasa de mortalidad entre los casos seguidos es superior al 15%. Las mujeres embarazadas, los ancianos y los niños pequeños en particular tienen un alto riesgo de complicaciones graves de la infección (Programa de Vigilancia de Listeria de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades). (CDC – en Inglés)

Tradicionalmente, Listeria monocytogenes se ha asociado con productos lácteos no pasteurizados, carnes frías y salchichas sin cocinar. Los consumidores más educados son conscientes de la necesidad de ser excepcionalmente exigentes al consumir estos productos. Desafortunadamente, hay una percepción pública significativamente menor de otras fuentes menos tradicionales de contaminación por Listeria.

Los productos congelados, los pescados y mariscos ahumados y los productos alimenticios empacados suelen pasar por alto las fuentes de contaminación. Informes recientes de que una marca popular de Mantequilla de Anacardo comercializada bajo NOW alimentos saludables de la marca «Nutty Infusions» es un fuerte recordatorio de la vigilancia requerida en el monitoreo y vigilancia de la contaminación por Listeria y brotes.

¿Cuál es la diferencia entre la contaminación por Listeria, infección por listeriosis y un brote de listeriosis?

Las infecciones por listeriosis son categóricamente peligrosas y tienen el potencial de convertirse en una grave crisis de salud pública. Debido al peligro inherente de los productos alimenticios contaminados, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA – en Inglés)  exige que los fabricantes de alimentos en los Estados Unidos consistentemente tomen muestras de los productos y monitoreen por alguna posible contaminación de Listeria.

Si se detecta la presencia de Listeria en la muestra, se registra un suceso de contaminación, se detiene la producción y el fabricante retira cualquier alimento potencialmente contaminado. En el mejor de los casos, los alimentos son retirados de los distribuidores o de las tiendas antes de que lleguen al consumidor.

Si una persona se enferma y busca atención médica, la incidencia se registra y se remite a las autoridades sanitarias estatales y al CDC. El CDC rastrea meticulosamente los datos reportados sobre enfermedades en los Estados Unidos y en el extranjero. Cuando se produce más de un tipo específico de enfermedad que lo normal, el tema se investiga como un brote y los epidemiólogos intentan rastrear la fuente de la enfermedad.

Los brotes de cualquier enfermedad son acontecimientos espantosos, y particularmente problemáticos cuando afecta nuestro suministros de alimentos. La buena noticia es que los brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos, aunque son notables y llamativos, son en realidad bastante raros en los Estados Unidos. La mala noticia es que muchos tipos de enfermedades transmitidas por los alimentos están aumentando en frecuencia y que la frecuencia de brotes puede no representar adecuadamente el riesgo total de enfermedad para la población en general.

No todas las enfermedades son un brote

Es importante señalar que los eventos de contaminación pueden ser excepcionalmente dañinos, incluso si no dan lugar a un brote. Los primeros síntomas de enfermedades graves como la listeriosis a menudo imitan los síntomas comunes de la gripe y otras formas de enfermedades transmitidas por los alimentos (fiebre, dolor de cuerpo, náuseas, vómitos) y las personas infectadas puedan evitar el tratamiento médico, o la enfermedad inicialmente puede ser diagnosticada erróneamente.

Además, la sobrecarga burocrática puede impedir el reconocimiento oportuno de un brote. Incluso si la enfermedad se diagnostica correctamente, puede no ser reportado rápidamente al CDC o a las autoridades sanitarias estatales. Si los proveedores locales de atención de la salud están retrasados en sus informes, es posible que no se denuncien.

Finalmente, hay algo de subjetividad en la definición de un brote. La definición de un brote estipula que la enfermedad debe ocurrir con una prevalencia más alta de lo que normalmente hace, por lo que la mayoría de los incidentes aislados de enfermedades transmitidas por los alimentos no se clasifican como brotes y no acaparan la atención nacional.

¿Con qué frecuencia ocurren los eventos de contaminación por Listeria?

Desafortunadamente, la contaminación por Listeria se identifica con frecuencia en instalaciones de fabricación y procesamiento de alimentos a través de los Estados Unidos. El reciente incidente de contaminación de la mantequilla de anacardo es sólo uno de una lista de los eventos de contaminación que se han caracterizado, y varios otros recientes acontecimientos de contaminación notables han ocurrido en la historia reciente.

Para 2017, la FDA ha registrado más de 30 eventos de retiros obligatorios documentados para alimentos potencialmente contaminados con la peligrosa bacteria Listeria monocytogenes. Estos retiros abarcan toda clase de productos alimenticios diferentes, pero los infractores frecuentes incluyen quesos empacados y productos congelados.

¿Con qué frecuencia se presentan las infecciones por listeriosis y los brotes de listeriosis?

La mayoría de la contaminación por Listeria se captura antes del consumo de productos alimenticios contaminados, pero las infecciones por listeriosis y los brotes de listeriosis ocurren con más frecuencia de lo que nadie preferiría.

El CDC indica que alrededor de 1,600 personas están infectadas con Listeria anualmente. La mayoría de los casos no son parte de un brote confirmado de listeriosis. Los brotes declarados de listeriosis son menos comunes que los incidentes aislados, y los datos históricos proporcionados por los CDC indican que se producen un promedio de 2-3 brotes de listeriosis anualmente.

¿Cómo protegemos a nuestras familias?

La listeriosis es particularmente difícil de tratar, y el mejor método posible para la protección es la prevención. Obviamente, se aconseja a los consumidores que presten mucha atención a los retiros obligatorios de la FDA, e inmediatamente suspendan el uso de cualquier producto retirado. También hay una variedad de pasos que puede tomar en su propia cocina para ayudar a prevenir la propagación de Listeria monocytogenes.

La FDA sugiere ofrece las siguientes directrices:

  • Alimentos refrigerados adecuadamente – alimentos refrigerados deben ser inferiores a 40 grados (Fahrenheit) y los alimentos congelados deben ser inferiores a 0 grados.
  • Caliente las carnes adecuadamente – especialmente las salchichas, carnes y lácteos. La temperatura interna debe alcanzar por lo menos 165 grados Fahrenheit.
  • Mantenga su refrigerador limpio – Derrames, goteos, los goteos proporcionan una oportunidad para que la Listeria crezca y se propague a otros alimentos.
  • ¡Vea la fecha de caducidad! – Los alimentos listos para comer deben ser consumidos o descartados según la fecha de venta o  la fecha de caducidad etiquetada en el paquete. Recuerde que Listeria puede sobrevivir e inclusive crecer a temperaturas refrigeradas; Cuanto más tiempo permanezca en la nevera, más oportunidad tiene la Listeria tendrá de crecer.

Como cualquier enfermedad grave, se les recomienda a las personas afectadas a que busquen atención médica inmediatamente, y a reportar enfermedades potencialmente transmitidas por los alimentos a la FDA.