Esta es la segunda de una serie de tres partes. Puede leer la parte 1 aquí y la parte 3 aquí .

Por: Alice Vo Edwards

Traducido por: Carlos Bazán

Los cuerpos de los niños son un milagro de lo rápido que parecen crecer y, en general, de cuánto más enérgicos parece ser que sus padres cansados, como yo. A medida que crecen y empiezan a ser más independientes, como niños, todavía son mucho más susceptibles a tener una enfermedad simple convertido en algo más complicado y potencialmente mortal.

Siempre es el peor temor de los padres: su hijo enferma y no sabe qué tipo de enfermedad es, ni qué hacer al respecto. Yo sé, como padre, me cuesta incluso ir a dormir por la noche, si uno de mis hijos tiene fiebre alta.No puedo ir a la cama a menos que esté relativamente seguro de que no saltará en territorio peligroso durante la mitad de la noche. E. coli es una bacteria peligrosa que puede ser muy preocupante para los padres de niños pequeños como yo.Afortunadamente, se sabe mucho acerca de las enfermedades del estómago y las enfermedades causantes de la diarrea, como E. coli, y las señales de advertencia de que un padre debe estar al acecho.

Hay muchos tipos diferentes de bacterias de E. coli. Aunque la mayoría son inofensivos, algunos tipos pueden causar enfermedades graves y los niños tienen una vulnerabilidad particular a estos tipos. Los niños pueden contraer E. coli a través de alimentos contaminados, agua, animales infectados o de otras personas infectadas. El tipo más conocido de E. coli, porque causa grandes brotes y es muy peligroso, es la toxina Shiga productora de E. coli, llamada STEC.

Cómo saber si su hijo tiene E. Coli:

El Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC – en Inglés) advierte a los padres a vigilar los siguientes síntomas y señales de advertencia para la infección por E. coli:

  • Calambres estomacales severos
  • La diarrea (que a menudo es sangrienta en STEC E. coli en particular)
  • Vómito
  • Fiebre baja (si la hay)

Con E. Coli, la persona infectada puede comenzar lentamente con sólo tener dolor de estómago leve o diarrea que empeora durante un período de varios días.

Una de las peores complicaciones potenciales de la infección por E. coli es la obtención del síndrome hemolítico urémico (HUS), ya que alrededor del 5% de las personas diagnosticadas con STEC E. coli puede desarrollar esta complicación y provoca que los riñones dejen de funcionar. Si no se trata, algunos pacientes pueden sufrir daño permanente o morir.

Los síntomas a tener en cuenta, para saber si la enfermedad de su hijo es algo más que un simple dolor de estómago común, gripe o resfriado, es si dejan de orinar, se sienten más cansados ​​y si desarrollan palidez en las Mejillas y dentro de los párpados inferiores.  

Cómo prevenir que su hijo se infecte con E. coli:

Como estadounidenses, nos estamos volviendo más conscientes de los alimentos y tratando de ayudar a nuestros niños a comer sano, dándoles más orgánicos, los alimentos menos procesados. Muchas personas han comenzado a tratar de comer más alimentos crudos como parte del movimiento de alimentos crudos.Desafortunadamente, esta conciencia de salud bien intencionada también puede ser peligrosa para nuestros niños si no tenemos cuidado con los alimentos que les damos a nuestros hijos crudos.

El CDC publicó un informe sobre Enfermedades Infecciosas Emergentes que declaró que “en la última década, los brotes de enfermedades humanas asociadas con el consumo de verduras y frutas crudas (o productos no pasteurizados producidos a partir de ellos) han aumentado en los Estados Unidos”.

Según la Administración de Drogas y Alimentos (FDA – en Inglés), la leche cruda causó un brote de E. coli en niños de escuela en Canadá. La FDA informa que otros brotes han sido causados ​​por una variedad de otros alimentos, incluyendo la carne de hamburguesa cruda, brotes de alfalfa, zumo de fruta sin pasteurizar, carne silvestre (pensar ciervos) e incluso una cuajada de queso. Incluso hay un brote de E. coli vinculado a la mantequilla de nuez .

Como padres, es importante equilibrar nuestro deseo de ser conscientes de la salud y apoyar los movimientos de alimentos saludables con una dosis de precaución cuando se trata de alimentos crudos. Hay una razón por la cual algunas ciudades tienen leyes que los restaurantes no pueden comprar comida de los mercados de los agricultores locales para servir a los clientes en sus restaurantes – estos pequeños establecimientos por lo general no tienen tantos controles de seguridad en el lugar para asegurar que su comida no se contaminó accidentalmente con Enfermedades transmitidas por los alimentos como E. coli.

Qué hacer si sospecha que su hijo podría estar infectado con E. coli:

La mayoría de las infecciones de E. coli, según el CDC, mejoran en 5-7 días, pero algunas infecciones son graves y pueden poner en peligro la vida, especialmente en niños pequeños donde pueden ocurrir complicaciones adicionales como el síndrome hemolítico urémico mencionado anteriormente.

El síndrome urémico hemolítico es complicado porque en ese momento de la enfermedad, los síntomas de diarrea parecen estar mejorando y un padre puede pensar optimista que su hijo está mejorando y sólo necesita un descanso extra para sanar.

Es importante estar atento a los síntomas adicionales que es más que una simple bacteria de estómago. En caso de duda, es una buena idea llevar a su hijo a su médico de atención primaria o atención de urgencia para someterse a la prueba. El CDC recomienda que los padres se comuniquen con su médico si la diarrea dura más de 3 días y se acompaña de síntomas secundarios como vómitos, no poder orinar mucho, fiebre alta o sangre en las heces.

Si usted ve a su médico, asegúrese de explicar la duración completa de los síntomas y los que le preocupan (como palidez, cansancio o apatía o orina infrecuente).

La única manera de saber con certeza si su hijo está infectado es que un médico solicite una prueba de laboratorio de su muestra de heces. Muchos médicos, si no prueban por E. coli, en primer lugar, podrían diagnosticar erróneamente a su hijo con una infección bacteriana más generalizada y prescribir antibióticos.El departamento de salud de Nueva York advierte que los antibióticos no deben usarse para tratar la E. coli porque en algunos casos puede aumentar el riesgo de complicaciones.

Esta es la razón por la cual las pruebas son tan importantes antes del diagnóstico y tratamiento de enfermedades estomacales como E. coli. Usted debe pedir a su médico específicamente que realice una prueba de E. coli 0157: H7, especialmente si su hijo tiene diarrea con sangre, porque es una prueba especializada que el médico necesitará ordenar.

Si mi hijo está enfermo, ¿pueden ir a la escuela?

Los requisitos varían según el estado y la jurisdicción local. Puede consultar con la enfermera de su escuela en caso de duda. Si su hijo está tratando con cualquier problema de estómago, sin importar si sospecha o no que es E. coli, recuérdales que sean más vigilantes en el lavado de manos. El lavado de manos es una de las mejores prácticas para no sólo mantener a su hijo sano, sino también para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades transmitidas por los alimentos.

Bibliografía: (en Inglés)

https://www.cdc.gov/ecoli/general/index.htmls

https://www.health.ny.gov/diseases/communicable/e_coli/fact_sheet.htm

http://www.cdc.gov/ncidod/EID/vol3no4/beuchat.htm