Por; James Peacock

Traducido por: Carlos Bazán

El 10 de enero de 2017, la La Administración de Drogas y Alimentos (FDA – en Inglés) emitió una carta de advertencia a Aspen Hills, Inc. sobre la presencia de la bacteria Listeria monocytogenes en una de las instalaciones de la compañía. La instalación en cuestión, ubicada en Iowa, fue visitada por oficiales de la FDA entre el 27 de septiembre y el 6 de octubre de 2016. Oficiales de salud tomaron muestras de una amplia variedad de lugares a través de la instalación. Recibieron muestra positiva para la contaminación por Listeria de varias áreas diferentes, incluyendo en escaleras, gatos de pallet, cestas diversas, y otras áreas que se ocupan de la fabricación y empaquetado de productos congelados de la masa de la galleta. También hubo varias muestras tomadas de la propia masa de galleta que resultó positiva para la bacteria Listeria monocytogenes. Debido a la presencia de bacterias de Listeria tanto en el ambiente de la instalación como en los productos terminados, la FDA ha instado e Aspen Hills a tomar medidas más agresivas contra estas contaminaciones. La FDA reconoció las respuestas anteriores de Aspen Hills con respecto a la contaminación por Listeria, pero insiste que no se ha hecho lo suficiente para resolver el problema. Aspen Hills recibió 15 días hábiles para responder a la carta.

Esta carta de advertencia viene en los talones de una serie de retiros del año pasado que estaban vinculados a Aspen Hills. En septiembre de 2016, Blue Bell y otras marcas de helados se vieron obligados a retirar una serie de productos debido a la presencia de bacterias Listeria. Ahora se ha puesto de manifiesto que el origen de la contaminación era Aspen Hills y no las compañías a las que suministraban masa cruda de galletas. Una investigación realizada por la FDA reveló esta contaminación de Aspen Hills, que llevó a la serie de correspondencia que culminó en la carta de advertencia del 10 de enero. Aspen Hills había emitido un retiro el 10 de octubre de 2016, después de que estuvieran vinculados a la contaminación de Blue Bell. Este retiro incluía productos fabricados entre el 2 de febrero y el 7 de septiembre de 2016. Estos productos fueron enviados a minoristas y suministrados a empresas en Alabama, Arkansas, Florida, Georgia, Kansas, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Missouri, Nuevo México, Carolina del Norte, Oklahoma , Carolina del Sur, Virginia, Texas y Tennessee. Debido a la naturaleza congelada de estos productos, puede ser posible que la masa de galletas contaminada pueda encontrarse en los congeladores de los consumidores. Más información sobre el retiro se puede encontrar aquí .

A lo largo de esta investigación, los oficiales de salud han hecho uso de procedimientos de prueba para ayudar a reducir el origen y la causa de esta contaminación por Listeria. En muchos casos, se utiliza el proceso de electroforesis en gel de campo pulsado (PFGE – en Inglés). Este tipo de pruebas revela la huella dactilar del ADN de la bacteria. Esta huella digital es única para las bacterias y cepas involucradas en la investigación. La huella digital del ADN se carga en el sistema PulseNet. El sistema PulseNet es una base de datos de huellas dactilares de ADN mantenidas por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC – en Inglés). Si una muestra guardada coincide con otra muestra, puede haber una conexión entre ambas. Algo que También se utilizó mucho en esta investigación fue el proceso de secuenciación del genoma completo (WGS – en Inglés). Esto da una mirada más detallada a la composición genética de una muestra bacteriana, lo que permite a los oficiales de salud proporcionar más conclusiones sobre la naturaleza y el alcance de la contaminación. Durante el curso de esta investigación, los oficiales de la FDA utilizaron el método WGS para probar 15 muestras diferentes. Todas estas muestras contenían la misma cepa de bacteria Listeria monocytogenes. Estas muestras también se probaron como una coincidencia con otras tres muestras tomadas en el pasado a partir de productos de helados acabados que utilizan la masa congelada de galleta de Aspen Hills como ingrediente, que une a Aspen Hills a otra contaminación.

Las bacterias de Listeria monocytogenes son una forma especialmente peligrosa de patógeno alimentario. Tienen la capacidad de sobrevivir e incluso prosperar, en ambientes muy fríos. Esto significa que la congelación de las bacterias no los matará, ni obstaculiza su crecimiento. Esto se vio en el brote de Blue Bell en 2015, en el que 10 personas se enfermaron con envenenamiento por Listeria después de consumir helado. Debido a que la bacteria Listeria también se ha relacionado con numerosos productos crudos, incluyendo brotes y leche cruda, el CDC recomienda que la única manera de eliminar correctamente la bacteria Listeria es cocinar los productos a fondo. Esto hace que sea especialmente importante cocinar carnes a una temperatura interna de 160 para evitar la supervivencia de cualquier contaminación.

La bacteria Listeria monocytogenes se conoció por primera vez como una enfermedad transmitida por los alimentos en 1981. Aunque había recibido un estudio previo, no fue hasta un brote en Canadá que el patógeno comenzó a ganar más atención. Los CDC comenzaron a rastrear la infección por Listeria hace más de 30 años. En la década de 1990, la mayoría de los brotes fueron causados ​​por charcuterías y hot dogs. Desde entonces, ha habido brotes de Listeria causados ​​por una amplia variedad de productos, incluyendo jugos no pasteurizados y leche, los productos elaborados con estos líquidos crudos, brotes y otras verduras y mariscos ahumados. Deli Meats siguen siendo una de las principales causas de brotes de Listeria. El CDC ahora estima que hay cerca de 1,600 casos de enfermedad causados ​​cada año por la bacteria Listeria. Esto lleva a cerca de 260 muertes por año. Existen varios factores de riesgo que hacen que una persona tenga más probabilidades de desarrollar una infección por Listeria. Los recién nacidos, los adultos mayores y las personas con sistemas inmunológicos suprimidos tienen un mayor riesgo. Las mujeres embarazadas son también 10 veces más propensas a desarrollar una infección por Listeria.

El proceso de prueba para una infección por Listeria es una muestra de tejido simple usada para fomentar el crecimiento de un cultivo bacteriano. Si se observa Listeria en la cultura desarrollada, entonces la persona que proporcionó la muestra ha resultado positiva de infección por Listeria. Esta infección generalmente se trata con antibióticos. El envenenamiento por Listeria en sí mismo puede no producir síntomas hasta por dos meses después de la infección, aunque los síntomas generalmente se presentan dentro de los 3 a 10 días. Las infecciones por listeria a menudo producen síntomas similares a otras enfermedades transmitidas por los alimentos, incluyendo fiebre y diarrea. Sin embargo, si la infección se vuelve invasiva, lo que significa que ha dejado el sistema gastrointestinal, los síntomas pueden empeorar. En mujeres embarazadas con Listeria invasiva, la fiebre, fatiga, dolores musculares y diarrea son síntomas comunes. Sin embargo, Listeria es conocida por causar el aborto involuntario, la muerte fetal, la infección en recién nacidos, o el nacimiento prematuro. En las personas  con Listeria invasiva que no están embarazadas, la fiebre, diarrea, dolor de cabeza, rigidez del cuello, confusión, convulsiones, pérdida del equilibrio y dolores musculares son síntomas comunes. Si usted o un ser querido comienza a mostrar los síntomas de la intoxicación por Listeria, comuníquese con un profesional médico.

Bibliografía: (en Inglés)

http://www.fda.gov/safety/recalls/ucm524749.htm

http://www.fda.gov/iceci/enforcementactions/warningletters/2017/ucm536757.htm