El Departamento de Salud del Condado de King ha anunciado que están investigando un brote de E. coli asociado con el restaurante Matador en Seattle, Washington. Ha habido 10 personas enfermas en el brote. Cinco de los enfermos del brote son del Condado de King. Otras dos personas de Washington, pero no del condado de King, también han reportado enfermedades. Ha habido 3 informes de infecciones por E. coli de otros estados también. Muchos de los casos reportados comenzaron a finales de agosto, aunque algunas de las enfermedades ocurrieron a principios y mediados de septiembre. Tres personas han sido hospitalizadas debido a sus enfermedades. Una persona ha desarrollado un efecto secundario raro pero grave de la intoxicación por E. coli, síndrome hemolítico urémico (HUS – en Inglés). La mayoría de los afectados por el brote se han recuperado de su enfermedad.

Los oficiales de salud comenzaron su investigación el 22 de agosto de 2016, después de recibir noticias de infecciones de E. coli alrededor de Seattle. Las pruebas de laboratorio revelaron entonces que había bastantes personas con cepas similares de E. coli. Para descubrir otros casos de enfermedad, los oficiales de salud utilizaron una técnica llamada electroforesis en gel de campo pulsado, o PFGE. PFGE separa el ADN de una bacteria, permitiéndole ser catalogado como una «huella digital de ADN». Dado que cada cepa de bacterias tiene una huella digital diferente, el sistema PFGE facilita a los investigadores unir diferentes casos de enfermedad basados ​​en cepas de bacterias similares. En este caso, PFGE reveló que la mayoría de las personas que reportaron enfermedades tenían una cepa similar de E. coli. El análisis de la huella digital del ADN también vinculó enfermedades al brote que no se originó en Washington. Los investigadores también utilizan entrevistas con las personas enfermas para ayudar a identificar la fuente y el alcance de los brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos. Durante estas entrevistas, los investigadores descubrieron que hasta 7 de ellos comían en el restaurante Matador antes de que comenzara su enfermedad. Estos resultados llevaron a los oficiales de salud a cerrar el Matador en espera de los resultados de la investigación.

Una inspección del Matador reveló que había una alta probabilidad de contaminación cruzada basada en las prácticas y procedimientos del restaurante. Los trabajadores de los servicios de alimentos no habían limpiado adecuadamente las máquinas de procesamiento de alimentos y no habían lavado adecuadamente los productos. Aunque no hay evidencia que diga que cualquiera de estas violaciones causó el brote, todavía aumentan el riesgo de un brote. Los agentes del Matador limpiaron y desinfectaron a fondo el restaurante durante su cierre. Todos los productos potencialmente contaminados han sido eliminados y todos los empleados han revisado las prácticas adecuadas de salud y seguridad. Después de una inspección por los oficiales de salud locales, la agencia concedió permiso a Matador para reabrir el 15 de septiembre. Los oficiales de salud han anunciado que habrá una inspección de seguimiento en dos semanas para asegurarse de que el Matador está cumpliendo con los estándares de seguridad alimentaria. Además, debido a que la última enfermedad reportada en el brote fue a fines de agosto, muchos oficiales de salud creen que este brote ya no causa enfermedades. Debido a que los casos de E. coli pueden tardar semanas antes de que los proveedores médicos y las agencias estatales puedan detectarlos y diagnosticarlos, la cantidad de personas enfermas en el brote puede seguir aumentando.

A pesar de que los oficiales de salud han vinculado el restaurante Matador con el brote, los oficiales de salud todavía no han encontrado la fuente exacta del brote. Tampoco tienen un ingrediente sospechoso.No se han reportado casos de enfermedad de los empleados de Matador, y las muestras ambientales tomadas en el restaurante están siendo probadas. Los investigadores se preocupan porque muchos artículos en el menú del Matador contienen los mismos ingredientes, por lo tanto la fuente del brote podría nunca ser encontrada. La búsqueda de la fuente del brote sólo se hace más difícil por el hecho de que 3 de los enfermos por el brote informaron que no comieron en el restaurante Matador antes de su enfermedad.

E. coli es una familia de bacterias que viven en la mayoría de los ambientes. La gran mayoría de cepas de E. coli son inocuas para los seres humanos. De hecho, muchas cepas benéficas de E. coli viven en los intestinos de seres humanos y otros animales. Algunas E. coli, sin embargo, producen toxinas que pueden causar enfermedades en los seres humanos. Aunque hay seis categorías diferentes asociadas con la enfermedad causante de E. coli, la más común es la E. coli productora de toxinas Shiga, o STEC. Las bacterias productoras de toxinas Shiga son la causa del brote de Matador. Estas bacterias más comúnmente contaminan artículos como carne de res, otras carnes, leche cruda, sidra de manzana y queso hecho con leche cruda. E. coli también puede contaminar frutas, vegetales y agua. Las infecciones por E. coli son una de las formas más comunes de enfermedades transmitidas por los alimentos. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC – en Inglés) estima que alrededor de 265,000 infecciones por E. coli ocurren cada año en los Estados Unidos. Mientras que las infecciones por E. coli pueden afectar a personas de cualquier grupo etario y antecedentes, los niños pequeños y los ancianos tienen un mayor riesgo de desarrollar una infección grave o incluso HUS.

Cuando los alimentos contaminados exponen a alguien a bacterias patógenas de E. coli, pueden esperar ver los síntomas en un promedio de 3 o 4 días. A veces la bacteria puede producir síntomas tan pronto como un día o tan tarde como diez días después de la exposición inicial. Los síntomas de intoxicación por E. coli pueden variar, pero la mayoría desarrollan vómitos, fiebre, calambres estomacales y diarrea. Los médicos pueden realizar pruebas para confirmar la presencia de E. coli, pero en la mayoría de los casos el mejor tratamiento para E. coli es el descanso y la hidratación. En la mayoría de los casos, una infección por E. coli desaparecerá por sí sola en una semana. Sin embargo, algunos casos de infecciones por E. coli pueden poner en peligro la vida.

En aproximadamente el 5 al 10% de los casos de intoxicación por E. coli, surge una complicación llamada síndrome hemolítico urémico. HUS es una complicación que daña los glóbulos rojos en el torrente sanguíneo. Estas células dañadas sufren un proceso de filtración y los riñones disponen de ellos. El filtrado de estas células sanguíneas afectadas por HUS puede causar daño a los riñones, e incluso podría conducir a insuficiencia renal. El HUS puede causar otros síntomas, incluyendo disminución de la micción, pérdida de color en los ojos y mejillas y fatiga. Si usted o un ser querido comienza a mostrar los síntomas de intoxicación por E. coli o HUS, póngase en contacto con un profesional médico.

Bibliografía: (en Inglés)

http://www.cdc.gov/ecoli/general/index.html

http://kingcounty.gov/healthservices/health/communicable/diseases/outbreak/matador.aspx