Parece que Hawaii no es el único estado que tiene problemas con el envenenamiento por hepatitis A. Recientemente, oficiales del gobierno estatal detectaron un brote de Hepatitis A en Virginia. El Departamento de Salud de Virginia ha reportado que hay alrededor de 51 personas enfermas en el brote, y estas personas residen en más de 5 estados diferentes. La mayoría de los casos, 44 para ser exactos, se originaron en Virginia. También ha habido cuatro casos confirmados de intoxicación por hepatitis en Maryland. Carolina del Norte, Oregon y Wisconsin han reportado 1 caso de enfermedad. Los enfermos en el brote han informado fechas de inicio de la enfermedad entre mayo y agosto de 2016. Las personas enfermas en Virginia varían en edad de 15 años a 68 años de edad. Aproximadamente el 50% de las personas enfermas requirieron hospitalización.

El Departamento de Salud de Virginia ha estado investigando el brote desde el 5 de agosto y ha recibido ayuda de investigadores federales con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC – en Inglés) y la Administración de Drogas y Alimentos (FDA – en Inglés). Aunque hubo enfermedades reportadas antes del 5 de agosto, los oficiales de salud no habían determinado un vínculo entre las enfermedades antes de agosto. Después del descubrimiento del brote del 5 de agosto, los oficiales de salud esperaron 2 semanas para alertar al público del brote, con el fin de permitir que más información estuviera disponible en el anuncio inicial del brote. Sin embargo, esta decisión puede haber impedido a algunas personas obtener la vacunación inmediatamente después de la exposición a la hepatitis A. La vacuna contra la hepatitis A es incluso eficaz si se administra después de la exposición al virus de la hepatitis. El período de tiempo para una vacunación después de la exposición, sin embargo, es de sólo dos semanas.

Los oficiales estatales y locales de salud fueron capaces de encontrar un origen del brote en el curso de su investigación. Utilizando tecnología de huellas dactilares de ADN, los investigadores fueron capaces de descubrir que muchos de los enfermos en el brote tenían una cepa de hepatitis A que es una estrecha relación genética con brotes anteriores. Los investigadores pudieron descifrar que las fresas congeladas importadas de Egipto causaron los brotes anteriores. Muchos de los enfermos en el brote, en el transcurso de sus entrevistas con oficiales de salud, informaron tomar batidos de Tropical Smoothie Cafe antes de enfermarse. Con esta información, los investigadores comenzaron a considerar a Tropical Smoothie Cafe como el origen del brote. Esta sospecha se confirmó cuando los oficiales de salud descubrieron que las fresas egipcias vinculadas al brote a través de ADN fueron utilizadas por Tropical Smoothie Cafe en sus batidos. Desde entonces, la compañía ha eliminado los productos contaminados del uso en todas las ubicaciones de Tropical Smoothie Cafe.

También se ha reportado un caso de hepatitis A en un empleado de Tropical Smoothie Cafe. Aunque los investigadores no consideran que este empleado sea el origen del brote, los días en que un empleado enfermo trabajó aumentó considerablemente la posibilidad de que la enfermedad se extendiera. Los oficiales de salud ha recomendado que cualquiera que consuma batidos en el Tropical Smoothie Cafe en Gainesville, Virginia, debe estar atento a los síntomas de la intoxicación por hepatitis. Aquellos que visitan ese lugar el 17 de agosto o después pueden adquirir una vacuna, que también es muy recomendable.

Hay muchas maneras de prevenir una infección de Hepatitis A. Mantener un buen higiene, incluyendo el lavado cuidadoso de las manos, es importante para detener la propagación de la infección. Aquellos enfermos de hepatitis A no deben preparar alimentos para otros, ya que la infección puede propagarse. Sin embargo, la mejor manera de prevenir una infección por Hepatitis A es mediante la obtención de una vacuna. El CDC recomienda que cualquier persona mayor de 1 año de edad reciba la vacuna contra la hepatitis A. La vacuna es segura para todas las personas, y se administra a través de dos vacunas administradas durante un período de seis meses. La vacuna se introdujo por primera vez en 1995 y tuvo un tremendo efecto en las tasas de incidencia de la hepatitis A. En 1989, las estadísticas informan casi 40,000 casos de hepatitis A, pero hoy en día los CDC calculan que hay menos de 5,000 casos de hepatitis A por año. Una vez más, los CDC recomiendan que todos los niños mayores de 1 año reciban la vacuna, así como aquellos que viajan a áreas con altas tasas de incidencia de Hepatitis A, aquellos que trabajan en hospitales e instalaciones de investigación y aquellos con enfermedades hepáticas crónicas. Si ha recibido una vacuna, incluso cuando era un niño pequeño, la vacuna todavía le protege de la infección.

La vacuna funciona mediante la introducción de virus de la hepatitis A inactivados en el cuerpo de una persona con el fin de estimular la creación de anticuerpos. Estos anticuerpos representan la respuesta inmune natural del cuerpo a la presencia del virus, y trabajan para identificar un virus específico en el torrente sanguíneo, que activa la respuesta inmune del cuerpo para destruir el virus. Estos anticuerpos también aparecen si la hepatitis A infecta a alguien. Debido a que los anticuerpos contra la hepatitis A no desaparecen, alguien que ha sido infectado previamente no puede ser infectado por segunda vez, al igual que la varicela.

Las infecciones por hepatitis A pueden no producir síntomas en las personas infectadas, dependiendo de su edad. Los casos asintomáticos de hepatitis A son más comunes en niños menores de 6 años, donde alrededor del 70% de las infecciones son asintomáticas. Los adultos y los niños mayores de 6 años presentarán los síntomas típicos de una infección por hepatitis A, pero el 70% de estos casos también presentan ictericia, o amarillamiento de la piel y los ojos. Un caso de intoxicación por Hepatitis A producirá repentinamente síntomas tan pronto como 15 días después de la infección, aunque puede tomar hasta 50 días. Los CDC informan que una infección por Hepatitis A producirá síntomas después de 28 días, en promedio.

La hepatitis A es un virus que se dirige al hígado y puede causar síntomas como fiebre, vómito, dolor en las articulaciones, náuseas, evacuaciones intestinales de color arcilla, pérdida de apetito, orina oscura, fatiga, dolor abdominal e ictericia. Aunque los síntomas suelen durar alrededor de 2 meses, el CDC ha dicho que hay entre un 10 a 15% de posibilidades de recaída dentro de los 6 meses. No hay riesgo de que la infección se convierta en crónica. Una vez más, si ya ha tenido una infección por hepatitis A, o si obtuvo la vacunación adecuada, no hay amenaza de infección por este brote. Si usted o un ser querido empieza a mostrar los síntomas de una infección por hepatitis A, póngase en contacto con un profesional médico.

Bibliografía: (en Inglés)

http://www.vdh.virginia.gov/news/health-alert-potential-hepatitis-a-exposure-at-local-restaurant/

http://www.vdh.virginia.gov/blog/2016/08/26/hepatitis-a-investigation/

http://search.cdc.gov/search?query=hepatitis+a&utf8=%E2%9C%93&affiliate=cdc-main

http://www.cdc.gov/hepatitis/hav/havfaq.htm#general